¿QUÉ ES ATR?

ACIDOSIS TUBULAR RENAL
Los riñones son los órganos encargados de eliminar las toxinas que produce el cuerpo durante su metabolismo diario. Dentro de estas toxinas se encuentran ácidos orgánicos, producto de estos desechos. La ATR es una alteración en el funcionamiento de los riñones, que no logran mantener el equilibrio bioquímico ácido-alcalino durante el proceso de filtración de la sangre, esto es, no logran desechar completamente estos ácidos y/o no logran reabsorber adecuadamente el bicarbonato suficiente para el buen funcionamiento del organismo.

¿QUÉ SIGNIFICA ATR?
La Acidosis es un aumento en la acidez de la sangre, que puede deberse a varios motivos. La ATR es aquella que se origina en los Túbulos de los Riñones, los cuales devuelven ácido a la sangre en lugar de eliminarlo adecuadamente en la orina.

¿CUÁL ES LA CAUSA?
Existen diversas causas:

1. Congénita. La ATR suele deberse a una inmadurez de los riñones al nacer, aunque los síntomas pueden tardar hasta tres años en manifestarse.

2. Secundaria. La ATR puede presentarse acompañada de otros síndromes como el lupus y fanconi, entre otros. También puede presentarse debido al uso de ciertos medicamentos (cuando el uso de éstos se suspende, la ATR remite).
3. Genética. Existen tres variaciones: autosómica dominante, autosómica recesiva SIN sordera y autosómica recesiva CON sordera. (Karet, 2002)

4. Post-trasplante renal. Se ha observado el desarrollo de Acidosis Tubular Renal en un 40% de pacientes después de haber sido sometidos a trasplante renal.

TIPOS DE ATR
Existen 4 tipos de ATR:

1. Distal (la más común).

2. Proximal (requiere mayores dosis de medicamento para su tratamiento).
3. Híbrida (combinación de 1 y 2).

4. Distal hipercalémica deibo a deficiencia de aldosterona.

SÍNTOMAS

Cada caso de ATR es diferente y pueden presentarse algunos de los siguientes síntomas:

1. Retraso en el desarrollo: Estatura y/o peso bajos.
2. Náusea y/o Vómitos.
3. Falta de apetito (llamado Hiporexia), dificultad para masticar.
4. Estreñimiento en la mayoría de los casos, o diarrea.
5. Falta de tono muscular, llamado Hipotonía, que lleva a retrasos en el desarrollo motriz.
6. Retraso en el Desarrollo Psico-Motor (DPM) por ejemplo, en el lenguaje.
7. Infecciones urinarias frecuentes.
8. En algunos casos, depósitos de calcio en los riñones, llamado Nefrocalcinosis.

9. En casos graves, Raquitismo.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?
Se puede sospechar que un niño sufre de ATR cuando deja de crecer y/o subir de peso. Puede presentar también vómitos, náuseas e inapetencia.


La ATR es fácil de diagnosticar con análisis de sangre y de orina. Posteriormente suele realizarse un ultrasonido renal para determinar si existe nefrocalcinosis; además de hacer rayos-X de las manos (o mano y pie) para medir la edad ósea, así se comprueba si existe retraso en el desarrollo del sistema óseo o descalcificación.

¿QUÉ TRATAMIENTO TIENE?

No importa cual sea la causa de Acidosis Tubular Renal, el tratamiento es el mismo: la ingesta de álcali (en forma de citratos o bicarbonatos) no solo para el desbalance bioquímico en la sangre, sino para prevenir el desarrollo de nefrocalcinosis y de enfermedad renal crónica. (Soriano, 2002).

 

La ATR Distal se controla con una solución de citratos y la ATR Proximal con una solución  de bicarbonato. La dosis la determina el nefrólogo de acuerdo a los niveles de CO2 en sangre y al peso de cada paciente.

 

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS?
El tratamiento de la ATR es agresivo para el estómago y puede causar gastritis.
La solución de bicarbonatos puede causar distensión abdominal.
Algunos pacientes pueden presentar intolerancia a la solución de citratos,  padeciendo diarrea.

¿SI NO SE RECIBE TRATAMIENTO?
Aunque el problema está en los riñones, la  acidez en la sangre pone en gran riesgo a los huesos.  Si la ATR no es tratada adecuadamente, este exceso de ácido puede causar raquitismo y otras deformaciones, además de la posibilidad de desarrollar nefrocalcinosos y enfermedad renal crónica (Soriano, 2002).